COMPENSACIÓN Y SOBRECOMPENSACIÓN

Adler señaló que muchas personas responden a estas inferioridades orgánicas con una compensación.

De alguna manera se sobreponen a sus deficiencias: el órgano inferior puede fortalecerse e incluso volverse más fuerte que los otros; u otros órganos pueden súper desarrollarse para asumir la función del inferior; o la persona puede compensar psicológicamente el problema orgánico desarrollando ciertas destrezas o incluso ciertos tipos de personalidad. Hay incluso más personas con inferioridades psicológicas. A algunos se les ha dicho que son tontos, o feos o débiles. Algunos llegan a creer que sencillamente no somos buenos.

En estos ejemplos, no es una cuestión de inferioridad orgánica la que está en juego (realmente ni son deformes, ni son retardados o débiles) pero se inclinan a creer que lo son. Una vez más, algunos compensan su inferioridad siendo mejores en el particular. O se hacen mejores en otros aspectos, aún a pesar de mantener la sensación de inferioridad. Y existen algunos que nunca desarrollarán para nada una autoestima mínima.

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s